El miércoles 3 de febrero la casa comunal del Recinto La Perna del Noroccidente de Quito se llenó del olor del café recién molido. Pablo Ponce, caficultor de la zona, con un poco de temor y mucha curiosidad se acercó a la mesa de cata donde se encontraban 11 muestras de café preparado por catadoras profesionales.

cafe

Uno a uno, los caficultores se acercaban a oler y probar cada muestra de café siguiendo las instrucciones de las catadoras, al final iban dando su apreciación sobre cada taza y escogiendo aquella que para su gusto era la mejor.

“Fue una experiencia excelente aunque no entendemos mucho porque no lo habíamos vivido antes”, señaló Ponce lleno de entusiasmo.

cafe2

El Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, a través de ConQuito, gestiona procesos de capacitación para los caficultores del Noroccidente del DMQ. Como parte de este proceso, se realizó la socialización de los resultados del estudio “Análisis de la influencia de prácticas agrícolas y post-cosecha del café en la calidad organoléptica de la taza”, realizado por VECO Andino.

cafe3

El objetivo del estudio es permitir que los caficultores identifiquen la relación entre los procesos de cultivo y la calidad del café. Stalin Villalba dijo: “sería importante que VECO y ConQuito continúen juntos dándonos la asesoría, porque la mayoría somos nuevos en el café pero estamos avanzando y queremos seguir haciendo las cosas bien.”

Las muestras de café que fueron catadas provenían de las cosechas de los caficultores de la zona, para muchos de ellos era la primera vez que probaban el café que producen. Al final como una grata sorpresa se reveló de quién era cada café y las características de cada taza, los profesionales de ambas instituciones les dieron consejos sobre cómo mejorar sus procesos.