Agencia de Desarrollo Económico-CONQUITO | 2015-07-03 | 03:38:29 PM 6o9a5564_24667Lina Tamayo es una mujer menuda, algo tímida, pero sus movimientos y palabras demuestran que es una emprendedora, ella es de dueña de Cachito 2, una tienda y cafetería ubicada en el corazón del Quito.
En el centro histórico de Quito, frente a la que fuera la Casa Geodésica, en la calle ‘Benalcázar N8-01 y Manabí, desde muy temprano están prestos a atender a los clientes en la ‘Cafetería El Cachito’; en la trastienda del local parece que el tiempo se detiene y permite reencontrarse con la tradición, el sabor y la sal Quiteña.
Los sánduches y ‘un café muy sabroso pasado en el bolsillo’ como dirían en Loja, o ‘de chuspa’ como dicen los quiteños, humea en la tasas, el olor envuelve y su gusto se apodera de quienes acuden a este lugar.
La cafetería El Cachito ofrece, todos los días, deliciosos antojitos entre los que se destacan las quesadillas, humitas, empanadas, sánduches y jugos naturales de frutas.
Cachito es el lugar donde se combinan el olor a café y la buena música, creando un ambiente único que invita a compartir entre amigos y conocidos, la cafetería está decorada con fotografías de Quito antiguo y lo adorna una radio antigua.
Lina Tamayo dijo que gracias a ser parte del Proyecto En Marcha del PNUD y del Municipio, a través de CONQUITO, ha recibido apoyo en el diseño de sus menús, organización, publicidad, se siente agradecida por que su local ha mejorado “me han ayudado a actualizarme”.
La cafería se ubica al frente de donde funcionaba el dispensario médico central del IESS, hasta hace poco era una tienda, pero con el apoyo de los técnicos de CONQUITO, se ha expandido este emprendimiento para convertirlo, también, en cafetería; lo que era un cuarto que lo usaban como bodega, ahora luce limpio y despejado, cerca de 6 mesas ocupan ahora el espacio, la luz natural inunda por todas partes el lugar.
“Tengo cafecito, empandas, bolones, ensaladas de frutas; inicié el negocio hace 11 años, cuando  funcionaba el dispensario lograba sobrevivir, pero ahora con este proyecto le estoy dando nueva vida a mi negocio”. Lina aprendió cómo llevar la contabilidad, atención a clientes, organización, entre otros temas.
El proyecto En Marcha cuenta con el apoyo de universidades, en el caso del ‘Cachito 2’, la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE), Diego Maldonado, docente y director del proyecto de la UTE, “la Universidad tiene proyectos de vinculación con la comunidad, esto genera que los estudiantes apliquen sus conocimientos en trabajos reales, en el Distrito Metropolitano, los estudiantes para estos emprendimientos han elaborado  la identidad visual, logotipos, menús, tarjetas de presentación, para que CONQUITO realice la impresión y así se presenten los emprendedores o microempresarios”.
Diego Maldonado indicó que esta experiencia ha sido interesante “ellos tienen la gran oportunidad de practicar en algo real, son 24 estudiantes de las carreras de diseño gráfico y publicitario, de la facultad de Ciencias Sociales que han participado”.
Susana Jaramillo, tiene 24 años, estudia Comercio Exterior en la UTE “trabajamos en el seguimiento dar apoyo en el mercadeo, publicidad, entregando tips de atención al cliente, además hicimos volanteo en 4 cuadras para promocionar el Cachito 2. Esto nos hace crecer como personas, vemos el mundo maravilloso en el que vivimos y aplicamos todo el conocimiento que nos ha dado la universidad, es muy grato emplearlo para ayudar a las personas”.
Carla Gómez, es la coordinadora del programa EPS de CONQUITO y comentó que el programa en Marcha, inició el 8 de abril de este año, para ello se firmo una carta de entendimiento con el PNUD, en el cual se dictan capacitaciones, apoyo en diseño.
“Este proyecto permite a la gente darse cuenta qué es posible mejorar; cuando nosotros llegamos a este local al inicio, el espacio donde hoy es la cafetería tenía muchas cosas amontonadas, las ventanas estaban cerradas, ni siquiera tenía luz, no había organización, estas son cosas pequeñas que se van haciendo pero que van generando impactos, este es un cambio importante que se visibiliza.
El Cachito 2 tenía 2 mesas, con el proyecto se dieron cuenta que tenían espacio y decidieron aprovechar de mejor manera “esto es lo que hace ‘En Marcha’, ver cómo se puede generar una propuesta de valor y alcanzar nuevas metas”.
Ahora este local es el preferido de las personas adultas mayores quienes disfrutan de un buen café pasado.