El Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, se adhirió al  Pacto de Políticas Alimentarias Urbanas de Milán, para desarrollar  sistemas alimentarios equitativos y sostenibles; el compromiso se asumió el 15 de enero de 2016, en el marco del Foro Global para la Alimentación y la Agricultura (GFFA) desarrollado en Berlín (Alemania).   Representantes de más de 100 ciudades de todo el mundo, entre ellos un gran número de alcaldes metropolitanos y miembros de la Red Mundial de Ciudades y Gobiernos Locales y Regionales (CGLU), se adhirieron al Pacto de Política Alimentaria Urbano de Milán, con el que se comprometieron a emplear en cada ciudad el marco de acción del Pacto como punto de partida para organizar su propio sistema alimentario urbano y compartir los avances con otras ciudades participantes.  
Quito. Barrio San Juan, Amaguaña. Huertos orgánicos en la ciudad de Quito. Teresa Nicolalde, Luz María Chanatasi, Rosa Quinga y Irma Naranjo cultivan su huerto. Ellas pertenecen al grupo Familias en union y Trabajo. Fotografía: FOTOGENIA.

Quito.
Barrio San Juan, Amaguaña.
Huertos orgánicos en la ciudad de Quito.
Teresa Nicolalde, Luz María Chanatasi, Rosa Quinga y Irma Naranjo cultivan su huerto. Ellas pertenecen al grupo Familias en union y Trabajo.
Fotografía: FOTOGENIA.

La adhesión tiene por objeto trabajar por el desarrollo de sistemas alimentarios sostenibles, inclusivos, resilientes, seguros y diversificados para asegurar alimentos sanos y accesibles a todos, en un marco de acción basado en los derechos, con el fin de reducir los desperdicios de alimentos y preservar la biodiversidad, al mismo tiempo mitigar y adaptarse a los efectos del cambio climático.   Las acciones son: ·         Preparar un contexto favorable para una acción eficaz (gobernanza) ·         Promover dietas sostenibles y nutrición ·         Asegurar la equidad social y económica ·         Promover la producción alimentaria ·         Mejorar el abastecimiento y distribución alimentaria ·         Limitar desperdicios de alimentos   Las ciudades pueden seleccionar, adaptar y agrupar diferentes tareas dentro de las acciones a fin de ajustarlas a su contexto específico.
Quito. Barrio Manantial del Sur. Huertos orgánicos en la ciudad de Quito. Martha Buitron tiene en su huerto mas de 35 productos orgánicos. Fotografía: FOTOGENIA.

Quito.
Barrio Manantial del Sur.
Huertos orgánicos en la ciudad de Quito.
Martha Buitron tiene en su huerto mas de 35 productos orgánicos.
Fotografía: FOTOGENIA.

  Es así que la municipalidad mediante el proyecto de Agricultura Urbana Participativa AGRUPAR impulsó la adhesión a este compromiso de nivel mundial, que se basa en la experiencia de las ciudades participantes y brinda la posibilidad de ampliar la intervención, articular acciones tanto a nivel local y nacional para lograr un sistema alimentario sostenible para Quito.   En este ámbito AGRUPAR trabaja desde hace 13 años en temas relacionados con la producción, transformación y comercialización de alimentos orgánicos, su labor se enfoca a mujeres jefas de hogar y población vulnerable logrando de esta forma aportar a la inclusión económica de estos sectores de la población.   Por otra parte el proyecto de agricultura urbana de Quito amplía su visión de intervención a zonas rurales del distrito, donde trabaja con pequeños productores y favorece el flujo de alimentos a las bioferias de la ciudad.  
Quito. Barrio Pueblo Unido Huertos orgánicos en la ciudad de Quito. Panificados. Luz Trujillo realiza varios productos para la venta. Fotografía: FOTOGENIA.

Quito.
Barrio Pueblo Unido
Huertos orgánicos en la ciudad de Quito.
Panificados. Luz Trujillo realiza varios productos para la venta.
Fotografía: FOTOGENIA.

Las bioferias son espacios de comercialización directa entre los pequeños productores orgánicos y los consumidores, esta acción favorece el vínculo entre la producción rural familiar y el consumo urbano responsable.   Entre las ciudades firmantes del Pacto se encuentran: Belo Horizonte, Barcelona, Dakar y Moscú, Chefchauen, entre otras.