Los huertos orgánicos benefician a miles de personas en el Distrito

1El barrio Once de Mayo es parte de Turubamba, en el sur del Distrito, en esta zona la gran mayoría de las casas cuentan con un huerto orgánico, los que son cuidados y administrados por las mujeres del sector, allí no es raro divisar en cada casa pequeños invernaderos y porciones de terrenos de los jardines sembrados con lechugas, tomates, zanahorias, cilantro, perejil, zuquini, brócoli y otras hortalizas.

La mañana de este miércoles 04 de mayo de 2016, el Secretario de Desarrollo Productivo y Competitividad, Álvaro Maldonado; acompañado del Director Ejecutivo de ConQuito, Alfonso Abdo y la Responsable del proyecto de Agricultura Urbana Participativa AGRUPAR, visitaron los huertos orgánicos ubicados en el barrio 11 de Mayo.

Una comitiva integrada especialmente por las mujeres de este sector recibieron a las autoridades municipales para contarles sobre su experiencia con la agricultura orgánica, Alba Vallejo fue quien dio la bienvenida y contó su experiencia, “hace tres años un par de vecinas decidimos salir a buscar un trabajo, ambas teníamos niños pequeños y las empresas no nos contrataban, averiguando llegamos a ConQuito y nos presentaron el proyecto Agrupar, entonces decidimos emprender con un huerto orgánico, de esta manera tenemos una ocupación, podemos estar con nuestros hijos, nos alimentamos mejor y mejoramos la convivencia con las vecinas”.

Álvaro Maldonado, Secretario de Desarrollo Productivo y Competitividad, indicó “estamos con una satisfacción gigantesca de ver el impacto que tienen estos huertos urbanos en la ciudad, que fortalecen la economía de los hogares y sobretodo cuenta con el liderazgo y empoderamiento de las mujeres. Un 63% de la producción sirve para el autoconsumo y el excedente se vende en las Bioferias, donde se comercializan productos 100% orgánicos”.

Indicó, también, que este tipo de proyectos son los que está acompañando y fomentando la municipalidad,  “somos pioneros en el Ecuador con esta iniciativa y estamos también aportando para que este conocimiento trascienda a otras ciudades”.

En cada uno de los huertos visitados sus dueñas mostraban lo mejor de su producción, mientras los niños más pequeños las acompañaban, Alba Vallejo mencionó “ahora nuestros hijos comen bien, antes de iniciar con el proyecto teníamos bastantes problemas de desnutrición, ahora los niños están gorditos, alegres y saludables, por que comen verduras, hortalizas y frutas sanas”.

Sofía Acosta, tiene 17 años y está en el último año de colegio, su monografía la está haciendo sobre la importancia de la agricultura orgánica, “empezó mi tía y mi mami, luego nos interesamos mi hermana y yo. Este proyecto para nosotros significa un ahorro, antes íbamos al mercado a comprar hortalizas, hierbitas medicinales, verduras, ahora solo vamos para comprar arroz, pues también tenemos gallinas y cerdos que nos brindan proteínas”.

Está joven también hizo hincapié en lo efectivo del trueque “si nosotros no tenemos alguna verdura, vamos a la casa de al lado y decimos ‘vecina le cambio zanahorias por perejil o por tomate, zuquini’. Desde hace dos años yo sé cómo trabajar en un huerto. Les digo a los jóvenes que en vez de estar sentados frente a la tele o en los juegos con fichitas, ellos pueden en una botella plástica sembrar y esto servirá para ahorrar, además crecemos como personas y ayudamos a nuestra familia”.

María Vallejo recordó que “los técnicos de ConQuito vinieron al barrio para darnos la capacitación en el huerto demostrativo, también nos entregaron semillas, nos enseñaron a hacer humus; es bonito ver como la solidaridad entre nosotras ha crecido, si alguna vecina se rinde, porque es cansado el trabajo, la vamos a apoyar, esto mejora el vecindario y todos nos llevamos muy bien”, recalcó.

Tomates, brócolis, frutillas, ají rocoto, espinaca, remolachas, zanahorias y otros productos se producen en estos huertos, además realizan también la crianza de animales menores, con el abono de los cerdos, gallinas, conejos y cuyes, ellas hacen fertilizante para mejorar la tierra, cuentan también con un área de compostaje donde las lombrices hacen su labor y convierten los desperdicios en sustratos que alimentan los suelos.

Para Margarita Soledispa es un orgullo mostrar el invernadero que ganó en ConQuito, y es parte de su huerto al que llamó ‘Nutri’, “yo siempre mantengo el espacio, no dejo un solo lugar sin sembrar, planta que se cosecha se vuelve a usar el espacio para colocar otra; aquí trabajo con mi esposo y mis dos hijos, dedicamos dos días a la semana a las labores”.

Margarita comentó emocionada que su hijo de 12 años, Ronny Rogel, cuida personalmente a algunas de las plantas “el espera el tiempo necesario y nos dice yo la sembré, yo la cosecho y yo la consumo, por lo general las plantas que más cuida son las lechugas y los brócolis y con ellas se hace unas buenas ensaladas, él tiene una gran ilusión con este huerto, siempre está pendiente, no hay almuerzo que mi hijo no coma ensalada”.

Las vecinas comentaban que desde que tienen huertos ya no se preocupan por la desnutrición, pues las vitaminas las consumen directo y con lo que ahorran compramos algunas proteínas y otras frutas.

El proyecto de Agricultura Urbana está dirigido a todos quienes quieren formar parte de una propuesta innovadora para la ciudad: grupos de mujeres, adultos mayores, escuelas, colegios, centros de atención a niños menores de 5 años, centros de rehabilitación social, centros de atención a personas con discapacidad, comunidades religiosas de todo tipo, centros de acogida a niños, jóvenes y adultos en situación de vulnerabilidad, son parte de los beneficiados directos que alcanzan a 61.625, mientras que los indirectos son 108.750 personas.

AGRUPAR ha sido reconocido a nivel internacional, al ser considerada una buena práctica, entre los premios que ha alcanzado se encuentran:

·         CONQUITO la mejor agencia de desarrollo Económico 2010 (por su proyecto AGRUPAR), ILS LEDA

·         Quito ente las 10 ciudades más verdes de América Latina y El Caribe, 2014

·         Premio Dubai 2014, Buena Práctica Ambiental

·         Buena Práctica Foro Ibero Americano y de Caribe de Buenas Prácticas 2015

·         Buena Práctica Pacto de Políticas Alimentarias de Milán, 2015

Además los excedentes que se producen son vendidos a través de las Bioferias, estos son espacios de comercialización donde los productores venden directamente a los consumidores, asegurando frescura y garantizando que son orgánicos.

El Programa En Marcha continúa, ahora en Solanda

en marcha 3 Ocho microempresas y negocios del sector de Solanda, al sur de Quito, recibieron la visita de técnicos de ConQuito y del experto mexicano consultor de mercados inclusivos del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD, Jorge García, para conocer de cerca a los emprendedores y saber cómo les va con las capacitaciones que reciben del Programa ‘En Marcha-impulsando tu negocio’ y para validar en qué áreas requieren mayor atención.

 

El Municipio del Distrito Metropolitano de Quito y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD continúan con la ejecución del Programa ‘En Marcha-impulsando tu negocio’, el que busca fortalecer iniciativas emprendedoras ya existentes y que requieren mejorarlos, mediante la capacitación, asistencia técnica y manejo de imagen.

 

Tiendas, papelerías, restaurantes, cafeterías y floristerías, fueron visitadas hoy por esta comisión para verificar sus avances y escuchar sus necesidades, en el marco del programa En Marcha – Impulsando tu negocio, para determinar el progreso de los mismos.

 

El objetivo de esta visita fue conocer de cerca a los beneficiarios del programa para verificar si el programa aporta en el mejoramiento de sus negocios y saber en qué puntos se debe apuntalar el trabajo.

 

Actualmente se está desarrollando el segundo Programa ‘En Marcha’ en el sur de la ciudad, el primero se desarrolló en el año 2015 en varios negocios del Centro Histórico. El Programa En Marcha, en su primera versión  implementada en el Distrito, benefició a 112 personas, entre ellos 26 miembros de la Asociación de Carretoneros,  31 de la Asociación de Betuneros, y 55 microempresas del centro histórico. Los participantes del programa recibieron los certificados y se entregaron kits de trabajo a los miembros de la Asociación de Betuneros Quito.

 

Gabriela López, técnica del área de Economía Popular y Solidaria en ConQuito  comentó que “el Programa tiene  el objetivo impulsar los negocios y comunidades productivas, brindando mobiliario, mejorando su imagen corporativa, asistencia técnica y capacitaciones empresariales”.

 

El programa ‘En Marcha’ promueve los negocios y micro emprendimientos del Distrito mediante un trabajo estratégico entre ConQuito y el PNUD, fortalece el desarrollo socioeconómico y el turismo de la ciudad, mediante la capacitación técnica. Además faculta a las unidades favorecidas con la capacidad de brindar un mejor servicio al público, bajo las normativas de calidad correspondientes.

 

Gabriela Mozo, tiene una pequeña papelería en Solanda, ella recordó que al principio no tenía mucha expectativa del Programa, pero cuando llegaron los técnicos me agradó la propuesta pues vi que iba a haber un cambio en minegocio, desde que nació su  hijo no tenía ayuda, y resultó “que gracias al apoyo de ConQuito fue fundamental para mejorar mi negocio y la atención al cliente”, ahora sabe cómo planificar su tiempo.

 

14 años de la agricultura urbana participativa en Quito

FTGE030714_MG_4217-683x1024

 Sabía usted que ¿más de 61 mil personas se benefician directamente de la agricultura urbana en Quito?, que anualmente se venden en el distrito 150.000 kilos de productos orgánicos, que estos se producen en 29 hectáreas en la ciudad y las zonas rurales y que desde el año 2009 en las Bioferias han generado 1.207.422 dólares que benefician a las familias de los productores, estos son algunos de los resultados alcanzados por el proyecto de Agricultura Urbana Participativa (AGRUPAR) que se ejecuta mediante ConQuito.

El Municipio del Distrito Metropolitano de Quito mediante la Agencia de Promoción Económica ConQuito, ejecuta el proyecto AGRUPAR el que trabaja en la implementación de huertos con producción orgánica, crianza de animales menores, procesamiento de alimentos y comercialización de excedentes por medio de Bioferias, dentro del esquema de apoyo a la producción sana y solidaria.

La agricultura urbana es una actividad integradora que incrementa la biodiversidad urbana y mejora la gestión ambiental y los ingresos, además genera empleo y ahorro por el consumo de la producción propia para sus participantes. Esta actividad es versátil y se la puede realizar en: terrazas, balcones, jardineras, patios, espacios comunales o privados y contenedores reciclados como: cajas de madera, botellas, llantas y macetas, entre otros.

El proyecto está dirigido a todos quienes quieren formar parte de una propuesta innovadora para la ciudad: grupos de mujeres, adultos mayores, escuelas, colegios, centros de atención a niños menores de 5 años, centros de rehabilitación social, centros de atención a personas con discapacidad, comunidades religiosas de todo tipo, centros de acogida a niños, jóvenes y adultos en situación de vulnerabilidad.

La práctica de agricultura urbana mejora el acceso, la disponibilidad y la estabilidad de alimentos sanos para el consumo familiar y el de la población en general, a través de la aplicación de técnicas de producción limpias que mejoran la gestión ambiental de la ciudad por medio del reciclaje y reutilización de materiales, se respetan los saberes ancestrales y brinda una opción de vida para sus participantes por su enfoque de equidad e inclusión social.

La Agricultura Urbana es una actividad multifuncional y multicomponente, que incluye la producción o transformación inocua, de productos agrícolas y pecuarios en zonas intra y periurbanas, para autoconsumo o comercialización, (re) aprovechando eficiente y sosteniblemente de recursos e insumos locales, respetando los saberes y conocimientos locales y promoviendo la equidad de género a través del uso y coexistencia de tecnologías apropiadas y procesos participativos para la mejora de la calidad de vida de la población urbana y la gestión urbana, social y ambientalmente sustentable de las ciudades.

Con el fin de superar los problemas de inseguridad alimentaria y pobreza en Quito, el gobierno local y distintas organizaciones de base desarrollaron acciones que permitieron articular la agricultura urbana y el ordenamiento territorial, como forma de mejorar la generación de empleo, abastecimiento de alimentos, seguridad alimentaria y pobreza urbana.

El proyecto nace en el año 2002 dentro de la Dirección de Desarrollo Humano Sustentable del Municipio de Quito y se ejecuta hasta el 2004 dentro de la ésta, luego en el 2005 pasa a la Agencia de Promoción Económica ConQuito, desde la cual se impulsa el  enfoque de desarrollo económico para la agricultura urbana sin descuidar el objetivo prelativo de seguridad alimentaria para sus participantes.

 

Servicios:

 

Bioferias: son puntos de venta de productos 100% orgánicos en estos espacios diferenciados para la comercialización de los excedentes de la agricultura orgánica, en los que se rescata la venta directa productor-consumidor, que respeta un precio justo para ambos. Estos puntos de venta ofertan la producción orgánica generada por las unidades productivas apoyadas por ConQuito.

Otros servicios con los que cuenta este proyecto son los cursos de agricultura urbana con enfoque urbano y Periurbano, asistencia técnica y capacitación, los participantes acceden a técnicas básicas y conocimientos para la implementación de un huerto orgánico con fines de autoproducción de alimentos.

Curso de manejo de frutales y podas, brinda conocimientos técnicos y agrícolas para que los productores orgánicos del Distrito, desarrollen  las  actividades de en forma adecuada. En el caso de los frutales se ofrece información sobre a qué distancia deben ser plantados unos respecto a otros, los cuidados, abonos y fertilizantes orgánicos, apropiados que deben recibir y enfocándose particularmente en frutas como el limón, el aguacate,  la mora y tomate de árbol.

Curso de crianza de animales menores, se enfoca, en la crianza de aves de engorde,  o de postura para huevos,  actividades que se realizan en la ciudad, pero que muchas veces se aplican de una manera no  técnica, lo que puede acarrear problemas de tipo ambiental, de salud u otros relacionados con la comunidad. CONQUITO no otorga permisos ambientales para esto, pero se brinda el conocimiento técnico para realizar la crianza de especies menores, e informa sobre a cantidad de carga animal que se puede tener en determinado espacio físico. Es importante señalar que toda actividad económica requiere una licencia ambiental que deberá ser otorgada por la Secretaría Metropolitana de Ambiente.

 

Pasos para la implementación de un huerto urbano

·         Conformar un grupo de mínimo 4 personas.

·         Curso con duración de 4 sesiones de 20 horas (cuatro viernes seguidos).

·         Seleccionar un espacio idóneo para la implementación de un huerto para el grupo.

·         Verificar cronograma de ejecución del Curso de ‘Agricultura Orgánica con enfoque Urbano’.

·         Solicitar por escrito a la Dirección Ejecutiva de ConQuito, el apoyo para la implementación del huerto.

·         Inscripción y pago del valor del curso previo al inicio del mismo.

·         Contacto con el equipo técnico del proyecto AGRUPAR.

AGRUPAR ha trascendido su intervención urbana y periurbana a zonas rurales del Distrito favoreciendo la conexión urbano –rural, integrando a la agricultura familiar hacia una propuesta de base agroecológica en contraposición a la agricultura convencional y al monocultivo, se han abierto espacios para la comercialización de esta producción en bioferias ubicadas zonas rurales además del acceso a bioferias en zonas urbanas.

El proyecto de Agricultura Urbana ha impulsado la adhesión de  Quito al Pacto de Políticas Alimentarias de Milán y es el catalizador dentro de la municipalidad para sumar esfuerzos y concretar acciones desde iniciativas  alineadas al marco de acción del pacto en miras a trabajar por un sistema alimentario sostenible y resiliente para la ciudad.

AGRUPAR ha sido el promotor  dentro de la municipalidad para que  FAO a través de su programa Alimentos para las Ciudades: Construyendo ciudades-región resilientes y seguras alimentariamente en alianza con  la Fundación RUAF a través de su proyecto de Herramientas Urbanas, desarrollen en Quito la metodología para el levantamiento del sistema agroalimentario ciudad – región, dando los primeros pasos para que la ciudad avance hacia su seguridad alimentaria futura.

Resultados:

·         El promedio de ingreso mensual extra de al menos 55 dólares por venta de excedentes y al menos 72 dólares como ahorro del consumo de la producción propia valores que sumados equivalen a 127 dólares los cuales duplican al bono de desarrollo humano (USD 50,00)

·         El 17% de los huertos reportan ingresos que superan los  USD: 300,00 /mes.

·         12.5 kilos reciclados de basura doméstica/ semana/familia participante, que equivale a 0.65 TON /año

·         Agro-biodiversidad urbana incrementada:  72 especies comestibles

·         Agricultura urbana reconocida como indicador de sostenibilidad ambiental de Quito – ciudad resiliente

·         La participación de la mujer representa más del 84%.

·         El proyecto AGRUPAR tiene una cobertura sobre el DMQ del 94% (promedio de cobertura entre parroquias urbanas y rurales)

·         El 50% de las unidades productivas tienen superficies menores a 100m2.

·         Se han generado más de 100 emprendimientos asociativos de la agricultura urbana que manejan giros de negocio comprendidos entre: producción primaria (frutas, hortalizas, antas medicinales), procesamiento de alimentos (snacks, conservas, panificados, deshidratados, lácteos, cárnicos), crianza de animales de granja (cuyes, conejos, abejas, aves de engorde y de postura, codornices, cerdos y trucha).

·         El 53 % de la producción se destina al autoconsumo y el 47% se comercializa a través de diferentes canales: Bioferias, el propio huerto, entrega de canastas, restaurantes, tiendas de barrio, entre otras.

Reconocimientos alcanzados por el proyecto:

·         CONQUITO la mejor agencia de desarrollo Económico 2010 (por su proyecto AGRUPAR), ILS LEDA

·         Quito ente las 10 ciudades más verdes de América Latina y El Caribe, 2014

·         Premio Dubai 2014, Buena Práctica Ambiental

·         Buena Práctica Foro Ibero Americano y de Caribe de Buenas Prácticas 2015

·         Buena Práctica Pacto de Políticas Alimentarias de Milán, 2015

 

Café del Noroccidente fue catado por expertos

DSC_0188El olor  del café invadió este viernes 29 de abril en el espacio de Coworking de ConQuito, Jacques Paloc, experto francés realizó el proceso de cata a 4 muestras de café de especialidad producido en el Noroccidente de Quito y uno de Loja.

Jacques Paloc, experto del Instituto francés sobre denominación de origen y calidad de -INAO-, se encuentra visitando al Ecuador con el propósito de contribuir a  la comprensión, difusión y protección de las  Denominaciones de Origen (D.O.) e Indicaciones geográficas protegidas (I.G.P.) para café, en atención a una petición realizada por ConQuito a la embajada francesa.

La cata de café consiste en la recolección de muestras de granos de café previo al proceso de tueste, estas muestras son almacenadas, tostadas, molidas, preparadas y servidas en idénticas condiciones para poder evaluar su calidad y determinar sus características organolépticas y los defectos que cada taza pudiera presentar. La importancia de la cata radica en que los resultados permiten al productor identificar en qué momento del proceso de producción está fallando y tomar correctivos.

Sobre una mesa se encontraban 12 tazas transparentes que contenían café, frente a ellas vasos con agua y cucharas, los catadores se acercaban uno por uno a cada una de las tazas y percibían sus olores, estos podían ser ácidos, limpios, de frutos rojos, su olfato los guiaba, luego los expertos tomaron breves bocados, las cucharas servían para mover un poco el líquido y percibir mejor.

En esta oportunidad las muestras eran blends, es decir mezclas de varias especies. “Para llegar a la Denominación de Origen existen muchos parámetros, el camino es largo pero es factible guiarse por sector y especificaciones de perfiles de varietales. En esta cata he podido identificar muy buenos varietales y muy exóticos” señaló Paloc.

Esta iniciativa permite fortalecer la cadena de valor del café y ampliar las oportunidades de los productores para acceder a empresas anclas, el proyecto Cadenas Productivas de ConQuito trabaja para generar estudios de trazabilidad para la DOP y IGP del café del Noroccidente de Quito, los estudios se pusieron a disposición del experto quien realizó la retroalimentación de estos documentos al equipo técnico y a los productores quienes agradecieron la oportunidad de acceder a información que les permita mejorar sus procesos de producción.

En la charla, Jacque Paloc compartió su experiencia del INAO en Francia, organismo independiente que trabaja con los productores y gobierno por en proyectos de DOP y propiedad intelectual. Comentó la importancia de trabajar con todos los factores que influyen en el proceso de producción, es decir factores físicos, biológicos y sobre todo humanos. Además recalcó la importancia de generar conciencia de consumo y el valor de los productores como motores de desarrollo. Finalmente sugirió trabajar sobre la pureza del café y la producción local de cafés de calidad.

El proyecto de Cadenas Productivas que desarrolla ConQuito tiene como objetivo fomentar y fortalecer el desarrollo económico territorial, su labor se basa en la concertación y asociatividad público – privada, construida a partir de los recursos y las potencialidades locales de las cadenas de valor de café, leche y turismo.

Ir al contenido